LAS MILLONARIAS CIFRAS DE JUSTIN BIEBER


El joven canadiense que debuta en Chile el próximo 15 de octubre es un verdadero fenómeno. Su película, su libro y sus discos tienen ventas impactantes. Tanto, como la devoción que genera en sus fanáticas.

A sus 17 años, los números de la estrella adolescente, Justin Bieber, asustan. Tiene doce millones de seguidores en twitter, 35 millones de fans en facebook, 605 millones de visitas en Youtube a su mayor hit, “Baby” y más de 110 millones de dólares en su cuenta de ahorro.
Son cifras que impactan. Tanto, como la devoción de sus pequeñas seguidoras. En Chile, facturó 50 mil entradas en apenas siete días y las escenas vistas por televisión rayaban en el delirio: pequeñas haciendo filas desde las 3 de la mañana de un domingo y llantos de histeria y felicidad al obtener su ticket. Lo mismo se repitió en otros países.
En Argentina y México, las entradas se acabaron en pocas horas y la locura fue la misma.
Bieber es uno de esos casos para analizar. A diferencia de la mayoría de los ídolos teenagers, el muchacho no salió de la factoría Disney. Su ascenso se logró gracias a Internet.
Hace tres años, su madre, Pattie Mallette, de apenas 35 años, subió unas grabaciones caseras de su hijo a youtube y los clicks le dieron rápida fama. Un cazatalentos se enteró de su pequeño fenómeno virtual y lo hizo firmar un contrato. De ahí, a la gloria.
Cada paso del joven está supervisado por su madre. Ella levanta y baja el pulgar por su hijo. Ligada al cristianismo, la mujer posee un prontuario digno de una película de Hollywood. En su infancia, sufrió abusos sexuales, pasó por una adolescencia con alto consumo de drogas y alcohol, un intento de suicidio y a los 19 años –cuando Bieber tenía diez meses- decidió separarse de su marido. Su vida dura se refleja en su rostro: representa más de diez años de los que tiene. “Mi hijo es mi mayor alegría. Siempre supe que su talento era superior”, contó en una entrevista al diario británico “The Independent”.
Lo cierto es que, al igual que colegas juveniles como New Kids on the Block, Justin Bieber no representa un talento descomunal. Más bien, es una persona que sabe sacar provecho de su minuto de gloria.
Su película, “Never say never” , facturó millones –en Chile fue uno de los hits de la primera mitad de este año- y su biografía, “Mi historia”, lleva semanas en los primeros lugares de venta. También, por cierto, su personalidad juega a favor: se declara tierno, contrario al aborto y con una sola novia en su corta vida: la también cantante Selena Gómez.
Esa imagen inmaculada también ha provocado adversidades. Su portada en la revista “Vanity fair” de febrero pasado fue la menos vendida en 12 años y en “South park” lo mataron rompiéndole la cabeza. A él le dio lo mismo. Sabe que los números están de su lado. Y eso, para alguien de 17 años, es lo único que importa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario